Los niños son unos verdaderos maestros de la sencillez y la imaginación.¿Has observado cómo se sumergen en aquello que están haciendo?
Cuando juegues con la realidad,hazlo con la mirada de un niño.

A TODOS NUESTROS VISITANTES

A TODOS NUESTROS VISITANTES
Orkut Comentarios - Teacher Graphics

-

contadores web reloj en html

IMPORTANTE

IMPORTANTE

Seguidores

LA ESCUELA QUE QUEREMOS

LA ESCUELA QUE QUEREMOS

POR UNA CONVIVENCIA MEJOR. UNA PRESENTACIÓN TOMADA DE UN "MUNDO DE ILUSIONES"


-

sábado, 18 de diciembre de 2010

POR UNA COMUNIDAD LECTORA.



Por Acuerdo del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía de 24 de mayo de 2005 se declara el día 16 de diciembre como Día de la Lectura en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Andalucía .

Los días 16 y 17 de diciembre de 1926 se reunieron en Sevilla los escritores Federico García Lorca, Rafael Alberti, José Bergamín, Juan Chabas, Gerardo Diego, Dámaso Alonso, Jorge Guillén y Luís Cernuda para clausurar el homenaje al poeta cordobés Luís de Góngora. Este grupo de poetas se conocería posteriormente como la Generación del 27.

Además, el 16 de diciembre es el día en que nació uno de sus más destacados miembros: Rafael Alberti.

Con este motivo, se insta a los centros docentes a organizar actividades para celebrar este día, semanas culturales, jornadas lectoras, teatros, encuentros con escritores... un programa que incida en el valor pedagógico, lúdico que encierran los libros, la lectura.
En mi cole, los alumn@s mayores nos han contado un cuento a los más pequeñ@s.
A mi clase, concretamente, han venido los chicos y chicas de 4º y nos han representado una preciosa fábula:

¿Quién le pone el cascabel al gato?
Habitaban unos ratoncitos en la cocina de una casa cuya dueña tenía un hermoso gato, tan buen cazador, que siempre estaba en acecho.

Así, pues, los pobres ratones no podían ni asomarse a sus agujeros, aun en el silencio y oscuridad de la noche, temerosos de los zarpazos de su terrible enemigo. No pudiendo vivir de ese modo por más tiempo, pues no tenían nada que roer para alimentarse, reuniéronse un día para arbitrar un medio de salir de tan espantosa situación.

-Yo os diré lo que hay que hacer -dijo un joven ratoncito-. Atemos un cascabel al cuello del gato, y como entonces, al andar, hará retiñir su colgajo, sabremos el lugar en que se halla.

Tan ingeniosa proposición hizo revolcarse de gusto a todos los ratones, riendo a carcajadas.

Pero un ratón viejo, bastante marrullero, observó con malicia:

-Muy bien, pero ¿quién de vosotros le pone el cascabel al gato?

Ninguno contestó.

Es más fácil decir que hacer.
Cuentos cortos . Fábulas de Esopo.


No hay comentarios:

 
ir arriba