Los niños son unos verdaderos maestros de la sencillez y la imaginación.¿Has observado cómo se sumergen en aquello que están haciendo?
Cuando juegues con la realidad,hazlo con la mirada de un niño.

A TODOS NUESTROS VISITANTES

A TODOS NUESTROS VISITANTES
Orkut Comentarios - Teacher Graphics

-

contadores web reloj en html

IMPORTANTE

IMPORTANTE

Seguidores

LA ESCUELA QUE QUEREMOS

LA ESCUELA QUE QUEREMOS

POR UNA CONVIVENCIA MEJOR. UNA PRESENTACIÓN TOMADA DE UN "MUNDO DE ILUSIONES"


-

sábado, 16 de mayo de 2009

La Educación en la familia y en las escuelas


Está en nuestra mano enseñar. Está en nuestra mano cambiar las cosas a mejor, con un poco de esfuerzo y muchas ganas. Puede que el camino no sea fácil, pero no por ello debe ser irrealizable.

· Los buenos padres son los que corrigen; los padres brillantes son aquellos que enseñan a pensar.
· Los buenos padres preparan a los hijos para los aplausos; los padres brillantes preparan a los hijos para los fracasos.
· Los buenos padres dan oportunidades; los padres brillantes nunca desisten.
· Los buenos maestros educan la inteligencia lógica; los maestros fascinantes educan la emoción.
· Los buenos maestros son temporales; los maestros fascinantes son inolvidables.

Puede que nos sorprendamos a nosotros mismos, y que nos ayudemos más de lo que pensamos si ponemos en práctica iniciativas encaminadas a ser mejores personas. Si hay quien puede, nosotros también.


Autor: Augusto Cury
Editorial Zenith
240 páginas
Publicado en septiembre de 2007
ISBN: 978-84-08-06360-5



4 comentarios:

Charo Castro dijo...

Las maestras fascinantes sóis inolvidables.

Yolanda dijo...

Ejem, ejem, Chari.Eso es pasión de hermana.

Azabe dijo...

Yolanda este libro de donde son tus frases lo estoy leyendo yo ahora, lo recomende en mi blog hace tiempo porque me lo habían recomendado a mi y al fin lo compré. Esta es mi primera aventura de ser madre e intento ser brillante pero te aseguro que los maestros que sois humanos y cercanos sois fascinantes y brillantes para muchos alumnos, recuerdo una mia en particular se llama Mari Carmen y entro en mi vida en una etapa muy gris, muy triste y me ayudo tanto en lo humano, me descubrió un maravilloso mundo que desconocia el de las letras y la historia y desde entonces me apasiona.
Gracias a esos maestros que hacen que seamos mejores personas.
Un beso tesoro

Yolanda dijo...

Azabe, esas palabras tuyas hacia Mari Carmen, es lo más gratificante que podemos tener las maestras.
Un abrazo.

 
ir arriba